Por Martín Rodriguez del Diario el Tribuno

 Los empresarios hoteleros y gastronómicos comentaron que sufrieron aumentos que variaron entre un 300 y 500%.El sector de panaderos manifestó que desde que empezaron las subas, vieron incrementados sus facturas en un 300%.

Las facturas de gas vinieron con fuertes aumentos. Un restaurante pequeño en la ciudad de Salta, que tiene entre 8 y 12 mesas que atender, pasó de pagar 700 pesos la factura de gas a 4.800 pesos. Este incremento, que se replica en muchos comercios de la provincia, sin dudas pone en una situación complicada a los empresarios gastronómicos, hoteleros y panaderos que existen en Salta. Los impuestos y las tarifas son claves para la rentabilidad de los emprendimientos. Los comerciantes locales aseguran que el “sinceramiento” que está llevando el Gobierno en los valores de las tarifas está ahogando a aquellos negocios que tienen entre sus principales insumos el gas.

Eduardo Kira, presidente de la Cámara Hotelera y Gastronómica de Salta, comentó a El Tribuno que en un año las tarifas de gas tuvieron un incremento que varió entre el 300 y 500%.

“Cuando salió el tarifazo en su momento yo dije que era algo “demencial’. En ese momento había utilizado esa palabra porque no se puede aumentar de esa manera tan brutal el precio. Realmente es terrible el aumento, y lógicamente que lo sentimos muchísimo e influye demasiado en el sector y en nuestra actividad”, criticó con dureza Eduardo Kira el aumento que sufrieron el sector.

El titular de la Cámara gastronómica detalló que dependiendo el rubro a que se dediquen los empresarios, los aumentos rondaron entre un 300 y 500%, y aseguró que hay cifras que son “realmente impresionantes”. “Son extraordinarios los aumentos como para seguir ahogando la posibilidad de tener rentabilidad. Si le sumamos los impuestos que son muchísimos y confiscatorios esto está en una situación alarmante”, alertó Kira.

El representante salteño expresó que los empresarios del sector deben “pelear fuertemente” para mantener en funcionamientos los establecimientos comerciales. “Yo no digo que esta política económica a la larga dé sus frutos, posiblemente haya una luz al final del camino cuando antes no la teníamos, pero el tema es cuándo vamos a llegar a ver esa luz”; con esas palabras, Kira describió la situación que viven las pymes salteñas.

El referente del sector turístico especificó que en la ciudad, el 80% de las empresas que están relacionadas al turismo son familiares y les resulta imposible “absorber los costos de mantenimiento”.

Publicado en Uncategorized y etiquetado , , .